El Triángulo de la Vida.

Ante una situación peligrosa muy poca gente sabe como reaccionar adecuadamente, y mucho menos tomar la calma por lo mismo. Por ello, es importante tener presente las recomendaciones que debes seguir en caso de verte enfrentado con otro sismo (lo cuál seamos realistas, es muy probable que pase).

  1. Empezando con las contraindicaciones, hay que recordar que en caso de vivir en un edificio no es recomendable salirse a menos de que se pueda bajar en 15 segundos o menos (o bien, mantenerse en su lugar si vives en el quinto piso o más). Esto tiene una simple explicación: los elevadores y las escaleras son los primeros en colapsarse dentro de una estructura. A la hora de rescatar personas, es mucho más frecuente recuperar cuerpos en las escaleras debido a lo mismo y se rescatan más personas con vida en los baños. Como son espacios más chicos, tienen menos espacio para colapsarse.
  2. Otro punto que se menciona bastante pero muy poca gente en verdad lo sigue, es mantener la calma y no salir corriendo del lugar. Más que por mantener un orden y no lastimar a alguien, esto evitará que el edificio o casa en la que te encuentres se mueva de más por la gente tratando de salir, aumentando el riesgo de un colapso.
  3. Estar bajo el marco de puertas no representa seguridad alguna, ¿por qué? Si el marco cede hacia adelante o hacia atrás puedes morir aplastado por el techo. Si el marco de la puerta cae hacia algún costado el marco te puede cortar por la mitad con su peso. En las construcciones viejas utilizaban un dintel que es un tronco grueso y pesado para elaborar los marcos de la puerta. Para soportar el tronco, dos más a los costados eran colocados como soporte haciéndolo una de las estructuras más sólidas de las casas. Con el tiempo las estructuras fueron cambiando y hoy en día el marco de las puertas no es más que un hueco en la pared.
  4. Jamás hay que colocarse debajo de mesas o escritorios. Muchas veces las personas buscan refugio ante el miedo latente como instinto natural, pero aprendamos a actuar más astutamente. Si dichos objetos no son lo suficientemente fuertes, colapsan en cuanto se es agrega más peso, aplastándote con todo y mesa.

 

No hay que olvidarnos del triángulo de la vida. Para mantenerse a salvo, Douglas Copp inventó una técnica capaz de resguardarte y mantenerte con vida durante un colapse. Consiste en colocarse al lado de un mueble, cama, sofá lo suficientemente resistente. Copp asegura que cuando el techo de los edificios cae, en estos muebles queda un espacio vacío al lado de ellos en los que cabe perfectamente una persona en posición fetal. Dicho método ha causado controversia debido a la falta de sustento y evidencia que proporciona. Se han realizado experimentos para poner a prueba la teoría, uno de ellos fue en Turquía donde el 100% de los casos fue un éxito (American Rescue Team International, 2014).

triangulo-2.gif

Fuera de las infraestructuras también es recomendable aplicar el triángulo de la vida. Hay que colocarse al lado de vehículos en posición fetal y esperar a que termine el sismo. Existe el riesgo de que se caigan árboles, postes, carteles, o ventanas. No hay que olvidar que fuera de los edificios también hay riesgos latentes. Siguiendo estas indicaciones habrá más oportunidad de sobrevivir a otro evento similar.

Hecho en el reto solidario de semana i.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s